Saltear al contenido principal
INDUSTRIA CÁRNICA – Interempresas

INDUSTRIA CÁRNICA – Interempresas

Bienestar animal e higiene como ejes de futuro

En busca de la calidad en la producción de carne de cerdo

Nina Jareño 04/01/2016
El sector porcino español tiene muy buenos motivos para estar orgulloso: en un sector competitivo, España ha conseguido posicionarse como el segundo productor europeo, a poca distancia de los productores alemanes. La industria porcina ha demostrado ser muy eficiente en su producción y, con un consumo interno de carne fresca estancado (de 11,4 kg por persona en 2006 a 10,2 kg en 2014), la exportación le ha permitido crecer a buen ritmo. Sin embargo, no es momento de dormirse en los laureles: el potencial de exportación podría alcanzar su tope si no se consigue hacer frente a los nuevos retos que el contexto global plantea: sostenibilidad, seguridad alimentaria y bienestar animal.

En la coyuntura actual de la industria, el sector de la carne porcina no puede permitirse crecer sólo en volumen sin acentuar la ya de por sí elevada presión medioambiental que los territorios productores soportan. Además, no son pocas las campañas, viralizadas por las redes sociales, que muestran una industria cárnica deshumanizada y cruel con su materia prima, con prácticas que desprestigian a todo la industria, sin importar sus fronteras.

foto

El sector tiene dos maneras para poder crecer cualitativamente: por una parte, comunicar sus buenas prácticas en materia de bienestar animal y posicionamiento como producto Premium –de gran calidad, frescura y conveniencia– que ponga en valor a la industria para diferenciarse de los commodities que venderán los demás actores internacionales; por otra parte, aumentando la eficiencia operativa de sus exportaciones. Ambas vías implican un cambio de paradigma: dejar de ser una industria focalizada en el volumen y la eficiencia para pasar a focalizarse en el valor añadido en el que sostenibilidad y bienestar animal son más que conceptos vacíos de contenido.

Para ayudar a realizar este cambio, Sealed Air y el IRTA organizaron en noviembre la jornada Love Pork basada en cuatro ejes: seguridad alimentaria, eficiencia operativa, extensión de la vida útil y creación de marca. “La clave del sector pasa por trabajar de la granja a la mesa para obtener productos saludables. Por ello, nuestro objetivo con este tipo de eventos es crear nuevas soluciones y estrategias para mantener la competitividad”, indicó Carles Lapeña, director de Ventas de Sealed Air.

Consulte el artículo completo así como  todos los artículos destacados a través de Interempresas o haciendo click en

http://www.interempresas.net/Boletin/NL/2016/01/07/YC.html

Volver arriba